Encina de EtxeitaLa anteiglesia de Garai, una de las doce anteiglesias que antaño formaron la Merindad de Durango (en sus Juntas Generales se situaba en el 6º asiento) es un municipio del Duranguesado que con una extensión de 7,12 km² y una población de 318 habitantes tiene una densidad poblacional de 44,66 hab/Km².

Se encuentra situado en el centro de la Mancomunidad: al norte limita con Iurreta y Berriz, al sur con Abadiño, al este con Berriz y al oeste con Iurreta. Se accede por la carretera Durango-Markina y se trata de un lugar privilegiado, rodeado de naturaleza y con unas vistas maravillosas del valle del Duranguesado y de su Cresta.

A las faldas de Oiz, todos sus arroyos y pequeños ríos van a desembocar al valle, al río Ibaizabal.
Lo montañoso de su orografía dificulta las labores de agricultura y ganaderas, base de su economía desde tiempos inmemoriales. Hoy en día, sin embargo, están en retroceso frente al desarrollo del sector servicios, hostelería principalmente, y a la industria, que absorbe mano de obra en las cercanas poblaciones, más industrializadas, como Durango, Abadiño,… Han descendido, por tanto, las explotaciones agrarias pero también las ganaderas, así como las zonas dedicadas a prados y forrajes. Se mantiene el terreno dedicado a huerta, y sus productos se comercializan en la zona de Durango y alrededores. No obstante, en estos momentos parecen aumentar las repoblaciones forestales, cuya madera se destina a la serrería sita en Garai y a las papeleras del Duranguesado.
Garai está formado por pequeños núcleos de población que acentúan su carácter rural: San Juan, Santa Catalina y San Miguel, el más poblado.

A escasos metros del caserío Etxeita encontramos la centenaria Encina de Etxeita, de aproximadamente 19 m de diámetro y con una copa de más de 60 metros de circunferencia. Impresionante. No es de extrañar que haya sido declarado Árbol Singular del País Vasco.
Tiene un patrimonio interesante y merecedor de ser visitado: la ermita de Santa Catalina, del siglo XVIII, la parroquia de San Miguel Arcángel (lugar de reunión de la “Anteiglesia”), la iglesia de San Juan Evangelista, “Elizabarri”, con su poco frecuente en el País Vasco “carpintería de armar”, el caserío Garaigoitia (siglo XVI) con trazas de palacio renacentista italiano y el ayuntamiento, del siglo XIX y diseñado por Mateo Barrenechea un caserío con “etarte”, con arco, integrado en su entorno rural y preparado para acoger no sólo al ayuntamiento como tal, con sus labores administrativas, sino al herriko taberna y a otros servicios municipales.

No nos podemos olvidar de San Juan de Momoitio y la Necrópolis. Fue un asentamiento muy antiguo de esta zona y se han encontrado interesantes restos con los que comprender cómo eran las viviendas y construcciones de antaño así como elementos (losas, estelas, etc.) para enterramientos que nos permiten interpretar algunas de las costumbres, precristianas, que se mantenían. Así mismo se ha reconstruido el cementerio medieval, con “laudas” sepulcrales de los siglos IX y X, sin olvidarnos de las estelas.
No podemos concluir esta visita a Garai sin mencionar la importancia de su Plaza en el mundo del folklore vasco. Garai es una de las seis anteiglesias del Duranguesado (las otras cinco son Iurreta, Izurtza, Mañaria, Abadiño y Berriz) en las que ha perdurado, a lo largo de los siglos, la dantzari dantza. En realidad, la dantzari dantza es un conjunto de nueve danzas: Agintariena, la primera, destaca por el ondeado de la bandera de la anteiglesia, cuatro son danzas de ritmo y coreografía (banango, binango, launango eta zortzinango), tres se bailan con armas (espadas, ezpata joko nagusia, ezpata joko txiki eta makil dantza, con palos) y se finaliza con el txotxangillo, durante el cual el capitán de los dantzaris es alzado sobre sus compañeros.

Las fiestas locales se celebran el 24 de junio, San Juan Bautista y el 25 de julio, Santiago Apóstol. Sin embargo, la dantzari dantza se baila tanto el día 25 de julio, Santiago Apóstol, como el 26 de julio, Santa Ana. Y ambos días también se baila la danza llamada Gernikako Arbola, que sólo se baila en esta localidad porque sólo en Garai se conserva esta danza. Así mismo, hay otra danza que perdura y que bailan las mujeres de Garai el día de Santa Ana cuando acaba la dantzari dantza: el llamado baile de erreglak, con una cuerda.

    No post was found with your current grid settings. You should verify if you have posts inside the current selected post type(s) and if the meta key filter is not too much restrictive.